Carletti_3.JPG

Grandes ahorros de energía y reducción en 1/3 de los tiempos de secado con Munters

Carletti es un fabricante danés de bombones y caramelos que inició su actividad en 1918 como una pequeña empresa de venta al por mayor.

En la actualidad, Carletti fabrica y comercializa a través de minoristas una amplia variedad de productos de confitería dirigidos a consumidores privados, principalmente, de Dinamarca y del norte de Europa.

En su calidad de empresa moderna con una clara orientación hacia la competitividad, el ahorro de energía es uno de sus objetivos estratégicos. Carletti ha estado trabajando recientemente en cuatro importantes proyectos de ahorro energético junto con Ole Jacobsen, asesor sobre energía de Dinamarca. Dos de estos proyectos estaban relacionados con la instalación de un sistema de deshumidificación del aire de proceso en aplicaciones de recubrimiento y la conversión de un quemador de aceite en un quemador de GLP en la caldera de vapor.

Carletti solía utilizar un sistema de ventilación antiguo para el suministro de aire caliente a aquellos procesos que necesitaban aire seco para la coloración, el glaseado y el secado de los productos.

Actualmente, Carletti cuenta con cuatro deshumidificadores desecantes de Munters, una inversión que le ha permitido reducir en hasta un 50 % el consumo de energía. Si bien el proceso en sí es ligeramente más costoso, como contrapartida ofrece un aumento de la capacidad de producción al acortar de 19 a 12 horas el proceso de secado de un lote de 4500 kg de grageas de chocolate de colores.

Vapor para la regeneración del rotor

Los deshumidificadores de Munters son un claro ejemplo de los efectos positivos que se derivan de la adopción de soluciones más eficientes desde el punto de vista de la energía.

Estos dos proyectos energéticos (la conversión de un quemador de aceite en un quemador de GLP y la instalación de deshumidificadores) están estrechamente relacionados, puesto que una parte del vapor generado por las calderas de gas se utiliza para calentar el aire que elimina la humedad absorbida del rotor desecante de los deshumidificadores.

Además, conviene recordar que el gas es más barato que el aceite, produce menos emisiones de CO2 y permite controlar de manera progresiva el suministro de energía (a diferencia de la caldera de aceite, que únicamente permitía una configuración máxima y mínima).

Datos básicos

  • Reducción en 1/3 de los tiempos de secado
  • Aumento de la capacidad de producción
  • Grandes ahorros energéticos por artículo producido
  • Mejora de la calidad de los productos

Somos expertos

Enviaremos su consulta al contacto
de Munters de su país