KLM_Interior_spotcolour.jpg

Funcionamiento ininterrumpido de un almacén frigorífico automatizado

En 2013, KLM Logistik construyó en Rheine, una ciudad situada en la región noroeste de Alemania, el primer almacén frigorífico totalmente automatizado del país que, además, es el más grande y el más alto. NewCold, filial de KLM Logistik, fue la encargada de suministrar los sistemas de estanterías de paletización de dicho almacén frigorífico, donde distintos productos congelados como, por ejemplo, platos preparados, helados, pescados o tartas, se almacenan en un total de 68 000 palés. KLM distribuye estos productos a minoristas de Alemania, Benelux, sur de Europa e Inglaterra.

Problemas típicos de los almacenes refrigerados

La gran cantidad de cargas diarias exige la apertura de las puertas exteriores en multitud de ocasiones. Esto favorece la entrada de humedad y aire caliente hacia la esclusa, aunque también hacia el almacén frigorífico, donde puede causar formaciones de nieve, escarcha y hielo. La acumulación de hielo en los embalajes de los productos puede provocar problemas en la lectura de los códigos de barras y reblandecer el material de los propios embalajes. Además, la presencia de hielo y escarcha en las paredes, los techos y los suelos es un problema harto conocido que no solo exige costosas horas de mano de obra para su descongelación y eliminación, sino que también plantea situaciones de peligro para los conductores de las carretillas elevadoras.

Por otro lado, la eficacia de los equipos de congelación, incluidos los evaporadores, se verá reducida como consecuencia de la acumulación de hielo y será preciso ejecutar prolongados ciclos de desescarche para su eliminación.

La solución de KLM

KLM era consciente de que el sistema de recogida y carga totalmente automatizado de un almacén frigorífico tan grande como este —y que funciona a una temperatura de –24 °C— no podría funcionar sin una solución capaz de controlar de manera eficaz la humedad.

En las esclusas de los muelles de carga, KLM decidió instalar deshumidificadores desecantes de la gama MLT800 de Munters para un funcionamiento ininterrumpido.

De esta forma, la deshumidificación ataja de raíz el problema a través de la eliminación de la humedad procedente del aire exterior, más cálido y húmedo, que se introduce a través del muelle de carga. Al reducir la humedad del aire de los muelles de carga, el contenido de agua del aire que penetra hacia el interior del almacén frigorífico es tan bajo que se evita la formación de condensación. De esta forma, la acumulación de nieve, hielo y escarcha deja de ser un riesgo.

El almacén frigorífico automatizado de KLM no podría funcionar sin el uso de sistemas de deshumidificación. La humedad debe mantenerse baja y constante durante todo el año porque, de lo contrario, el funcionamiento de los distintos sensores y transportadores de cinta para la recogida y la carga automáticas de los productos se vería entorpecido por la acumulación de hielo.

Datos básicos

  • Almacén frigorífico totalmente automatizado sin formación de hielo
  • Funcionamiento ininterrumpido de los transportadores de cinta
  • Sensores protegidos de cualquier acumulación de hielo que perjudique su funcionamiento
  • Ausencia de suelos húmedos y resbaladizos
  • Ausencia de formaciones de neblinas peligrosas
  • Contrato de servicio

Somos expertos

Enviaremos su consulta al contacto
de Munters de su país