AT_Case_MX recovery 02.jpg

Protección de centrales eléctricas con aire seco Munters

Munters ofrece una gran variedad de soluciones en el control de la humedad para el sector eléctrico.

Los estudios demuestran que una humedad relativa (HR%) elevada (60-100%) incrementa los problemas de corrosión entre 100 y 2000 veces más que en niveles de HR del 30-50%.

La HR es función entre la temperatura y el contenido de humedad del aire. Dentro de una central eléctrica, la HR puede ser muy diferente a la del exterior y puede variar dentro de la planta debido a los cambios en las temperaturas de funcionamiento y posibles fugas de vapor y agua provocando problemas de corrosión y fallos eléctricos y electrónicos.

Munters ofrece soluciones para el control de humedad asegurando un funcionamiento fiable de todos los componentes de una planta eléctrica.

Cualquiera que sea el método de generación de energía, todas las centrales pueden beneficiarse del aire seco en distintas áreas de aplicación.

Equipos generadores de vapor
Para evitar los problemas de corrosión cuando una central está en descarga, es necesario un ambiente seco.
Por ejemplo, el acero inoxidable austenítico, cuando se contamina con cloruros y sulfatos puede sufrir ataques de corrosión intergranulares. Un ambiente seco reolvería el problema.
Caldera y supercalentador
Estos componentes poseen un revestimiento interno de protección magnética pero, en condiciones de HR elevada, este revestimiento se deteriora. Suministrando aire seco se reduce la HR consiguiendo mantener el sistema protector.
Recalentador
Suministrando aire seco a través de los tubos del recalentador o del condensador se mantienen unas condiciones libres de corrosión.
Parada de la caldera y el recalentador
Gracias a la deshumidificación de Munters es posible evitar la corrosión durante la parada de la caldera y el recalentador permitiendo tiempos de arranque más cortos.
Sistemas de alimentación de las calderas y el condensado
Con inyección de aire seco se evitarán los problemas de corrosión en periodos de suspensión, reduciendo así, los gastos de mantenimiento.
Equipo regenerador de vapor - Gases de combustión
Cualquiera que sea el combustible que se queme en la caldera, dejará residuos sobre la cara externa de los tubos.
En una interrupción de la caldera, lo aconsejable es lavar las partes afectadas y secarlas mediante deshumidificación del aire con lo que, además, se evitará la formación de corrosión.

Pulviprecipitador electroestático
Este equipo se llena de polvo cuando está parado. La humedad que se introduce es absorbida por el polvo atacando los mecanismos vibradores y provocando corrosión en los cables del precipitador y armaduras del equipo.
Suministrando aire seco evitaremos todos estos problemas.
Equipo De-Nox
Para reducir los óxidos de nitrógeno en los gases de combustión en la caldera, las condiciones de combustión se suelen modificar para producir temperaturas más ventajosas.

El catalizador no tiene que exponerse a una humedad relativa superior al 50% o el rendimiento del equipo De-Nox se verá afectado negativamente.
Planta de Desulfurización
El equipo incorporado dentro de la canalización del gas de combustión para eliminar los óxidos de sulfuro puede ser húmedo o seco.

El equipo húmedo incorpora un calentador de aire de combustión que al encontrarse en un ambiente ácido tiene que mantenerse seco en periodos de inactividad para evitar problemas de corrosión.
Chimeneas
La acidez de los gases de combustión y su baja temperatura a la salida del conducto provoca problemas de corrosión en los cañones de las chimeneas. Inyectando aire seco en la parte superior de la chimenea (regulador de tiro) evitamos estos problemas.
Depósitos de agua del condensador y otros depósitos
Las plantas de sulfuración de gas de combustión necesitan revestirse lateralmente con materiales que tiene que ser aplicados en condiciones de temperatura y humedad estrictamente controlados.

El revestimiento de las carboneras y tolvas debe de realizarse, también, bajo condiciones de humedad controlada para evitar aglomeraciones de carbón y posibles interrupciones y permitir que el carbón fluya hacia los trituradores y calderas sin problemas.

En los depósitos de agua del condensador, un deshumidificador de Munters puede secar un conjunto completo de 5.000MW en una semana frente al calor soplado que puede necesitar dos o tres semanas.
Turbinas de vapor
Los álabes de una turbina están fabricados para trabajar a la máxima eficacia pero durante su funcionamiento se someten a un gran esfuerzo.

Los problemas de corrosión provocan la disminución de la eficacia en la fase de reinicio y los puntos de corrosión en los álabes pueden causar fracturas.

Inyectando aire seco a la armadura de la turbina eliminamos estos riesgos, conservando el condensador en la mejores condiciones ahorrando, asi, en costes de mantenimiento.
Reactores nucleares
En situaciones de descarga para inspección o en trabajos de mantenimiento, el anhídrido carbónico se sutituye por aire. Este aire tiene que estar lo suficientemente seco para prevenir la absorción excesiva de humedad por el grafito, evitar la corrosión de tuercas y pernos y controlar los mecanismos con varillaje.

El agua absorbida por el grafito, se desprende cuando el reactor se calienta. Una cantidad de agua excesiva dificulta el manejo de los secadores incorporados, exigiendo un ritmo inferior de generación de energía.

El aire seco también es esencial en el desmontaje de reactores nucleares, durante y después de la fase de retirado de combustible.
Centrales hidroeléctricas
La filtración de agua en las salas de la central y la humedad del aire exterior son dos factores que favorecen la creación de una atmósfera agresiva dentro de la planta provocando problemas de corrosión y fallos eléctricos.

Los deshumidificadores de Munters crean las condiciones óptimas para asegurar el buen funcionamiento de la planta tanto en situación operativa como en descarga a un coste inferior que otros métodos.
Conservación de elementos
Existen determinados elementos de una planta que cuando se producen paradas por reparaciones, trabajos de mantenimiento u otras razones de producción necesitan ser protegidos y conservados adecuadamente para evitar problemas de corrosión.
Tecnología Munters
El principio de los deshumidifcadores Munters se basan en la tecnología del rotor desecante.

Dos corrientes de aire atraviesan, simultáneamente, el rotor. Una corriente es deshumidificada para proporcionar aire seco y mantener la humedad deseada y otra corriente es de aire caliente que seca el rotor recuperando la humedad que se expulsará al exterior.
Proporcionamos eficiencia energética en el control del clima para cualquier tipo de aplicación.
Referencias
Endesa, Iberdrola, Gas Natural - Fenosa, Alstom Power entre otras.

Datos básicos

  • Se evitan problemas de corrosión en zonas críticas
  • Se evitan fallos eléctricos y electrónicos
  • Se aumenta el rendimiento y la fiabilidad de la planta
  • Se disminuyen los costes de mantenimiento
  • Periodos de arranque más cortos
  • Intervalos de limpieza más prolongados

Somos expertos

Enviaremos su consulta al contacto
de Munters de su país